Las tres bodas y media de dos viajeros forzados

Un verano difícil, de ahí este tiempo sin asomarme al blog, y una rentrée sin respiro que me ha llevado de Gijón a Mongolia, de las islas de Malta al universo musical de Estocolmo, de la Puglia italiana a un final muy tardío de la vendimia por las bodegas de La Rioja, y desde mi adorada Sicilia hasta Ucrania.

 

Fue poco antes de instalarse en esta ex República de la Unión Soviética cuando les entró la rara afición por casarse a los amantes más inspiradores y reincidentes:

Lee más»