Châteaux de Burdeos, la carretera que pinta en copas

La senda hacia Château Lafite, Ruta de los Castillos de Burdeos

La carreterita D-2 se señaliza, y no por casualidad, como la Route des Châteaux. Cierto que los franceses, como reyes del márketing que son, le dicen castillo hasta a la última bodega campesina en la que comprarle un par de botellas a un paisano. De ahí que por estos pagos se contabilicen por miles. No es menos cierto, sin embargo, que varias decenas de ellos, con sus torres y almenas, sus jardines y su porte versallesco, sí se merecen el nombre de château con todas las de la ley.

Lee más»