Castillos escoceses (con fantasma residente)

La inquietante habitación roja del castillo de Borthwick

Los amigos de lo paranormal garantizan que no hay lugar en la tierra con más fantasmas por metro cuadrado. Fruto de sus mil y una batallas entre los clanes de antaño, el país de las gaitas, los kilt y el mejor whisky de malta reúne por sus geografías algunos de los castillos más despampanantes de Europa, cada uno con hasta varios fantasmas con mando en plaza.

En Escocia, uno llega a creérselo casi todo. Sus páramos barridos por los vientos, sus acantilados y sus lagos carcomidos de brumas lo ponen fácil para imaginar a kelpies, sidhies, duendes y el resto del elenco de seres prodigiosos que habitan estos parajes. Si a ello se le suman unas buenas pintas en algún pub local, será imposible no darle crédito a las historias espeluznantes de los fantasmas que vagan por hasta los más visitados de sus castillos: desde el que domina Edimburgo o el tantas veces reflejado en el cine de Eilean Donan, hasta las inquietantes ruinas del de Dunnottar o el de Urquhart, posado sobre las aguas del mismísimo lago Ness.

Algunos de los antiguos propietarios de mansiones hoy abiertas al público como Haddo House o House of the Binns parecen resistirse a marcharse al otro mundo, y desde espiritistas hasta absolutos descreídos confiesan haber sentido un repentino descenso de la temperatura en la sala del castillo de Dunrobin que perteneciera a Margaret, la hija del 14 Conde de Sutherland que se despeñó por la torre mientras trataba de fugarse con su amante.

Si te apetece seguir leyendo sobre estos castillos encantadores y encantados, en muchos de los cuales podrás hacer noche porque se han reciclado en el hotel, pincha para acceder al reportaje que sobre ellos acabo de publicar en El Español.

Deja un comentario


Nombre*

Correo (no será publicado)*

Sitio web

Tu comentario*

Enviar